Museo de Antropología y Arte - Tel: 8524045 - 3116288325

El Chaquiro

Una de la mañana, tenía mi linterna, mi buen chaleco y claro mi goma de mascar, de un momento a otro en medio de la oscuridad una niña salió del bosque con su muñeca en la mano, cada vez se acercaba más y más y más a mí, yo no podía hacer nada, mi cuerpo lo impedía, recuerdo muy bien que le pedí a mi Diosito que esa presencia se alejara de mí… Cerré mis ojos, pensé en mi familia, como pude agarré mi camándula, cuando menos pensé desperté muy conmovido, las gotas de sudor ya se metían a mis ojos, nunca había vivido una experiencia como esta donde el miedo me paralizaba e impedía gritar, hablar, para que me sacaran de esta pesadilla que más que una pesadilla era una realidad en carne propia y más en aquel lugar llamado El Chaquiro donde aquellos que se hacen llamar hombres terminan siendo hormigas.

Juan Pablo Arcila

Comment(1)

  1. Responder
    Mirian A. says:

    Es muy interesante estos escritos, y para mi, es una maravilla que lo hagan jóvenes, muchas gracias por compartir con nosotros.

Post a comment

uno × 4 =