JERICÓ: Cartografía de una historia en construcción

Sala uno.

La Jericó Precolombina

El Municipio de Jericó está compuesto por un casco urbano y 31 veredas distribuidas en un espacio de 193 km2 donde habitan más de 14.000 personas. De esta distribución, más de quince lugares reportan en el inventario del museo MASUR , hallazgos de objetos arqueológicos que actualmente son Patrimonio Cultural de la Nación y de los jericoanos.

Los objetos cerámicos, líticos y orfebres son el testimonio de los antepasados que habitaron el territorio y que son valorados desde el presente como parte constitutiva en la conformación del territorio y en el fortalecimiento de la identidad del municipio.

La exposición JERICÓ: Cartografía de una historia en construcción, es una muestra de la riqueza arqueológica que posee el municipio, registrada en el museo MASUR y que actualmente es custodiada por el museo MAJA; que, con una buena cantidad de piezas exhibidas, da cuenta de diferentes ámbitos de la vida de los grupos humanos que aquí existieron. A través de estos objetos, nos podremos acercar a diferentes dimensiones sociales donde incide el universo doméstico al que se asocian herramientas para tejer, cortar, pescar, sembrar; de otra parte, es posible: apreciar las formas de enterramiento y parte del universo simbólico asociado a estas prácticas.

Junto a estos objetos se suman piezas procedentes de otras zonas del país como Huila, Magdalena, Antioquia y Nariño, que hacen parte de los fondos arqueológicos custodiados por el museo MAJA y que permiten contrastar con las piezas originales del municipio de Jericó estilos alfareros, decoración, manufactura, entre otros elementos que componen la impronta de cada cultura que ocupó el territorio Colombiano.

 

 

 

Sala dos.

Jericó. Siglos XIX, XX, XXI

La exposición JERICÓ: Cartografía de una Historia en construcción integra objetos del presente y del pasado de las colecciones arqueológica, arte y etnográfica del museo MAJA, así como relatos de sus habitantes, documentos de archivo y objetos de otras colecciones jericoanas privadas y públicas a través de los cuales podemos experimentar la construcción aún vigente de una historia que incluso nos contiene sin ser de este lugar, donde las nubes se posan para descansar antes de seguir su camino.

Para acercarnos a la historia de Jericó, es necesario partir de la sensibilidad de las piezas cerámicas y líticos de los pobladores precolombinos, como también las evidencias materiales y tradicionales desde su fundación en 1850, asunto que cobra valor junto con las historias de sus pobladores natos y allegados; la manera como se han relacionado y han consolidado su sociedad a través de un civismo ejemplar; un sistema simbólico que implica la definición de unos va lores precisos de convivencia, y un compromiso social frente a l desarrollo que aporta a su competitividad económica.

Esta es una experiencia más que una exposición, es una propuesta para que los jericoanos sean los que continúen hablando con el poder de su vida misma, que no se trata de una historia, si no de muchas historias las que continúan grabando la piedra para el bienestar del presente y la realización del futuro.

 

All Rights Reserved