Apertura Febrero 4. 7 p.m.

Cierre Marzo 25

Ires y venires

Diego Arango

Pintura

Y entre partidas y retornos el arte logra que el imaginario exprese, en tonos vivos, pinceladas definitivas y formas que vienen de otros tiempos, aquellos lugares donde permanecen los orígenes del artista. Diego Arango, pintor colombiano, con residencia fuera del país, retorna con frecuencia y representa, como si viviera con ellos, diablillos, flechas, camiones, jaguares, barcos, peces. Iconografía de su tierra, símbolos partícipes en pinturas al óleo sobre tela y grabados de ejecución minuciosa, de su propio manifiesto visual.

Concebida con espontaneidad en el trazo y el color la obra de Diego Arango invita a entrar en un universo pleno de historias que sucedieron o están por suceder y de no ser así, el pintor las crea con imaginación y trazos propios. Es en este universo, retratado con aparente desenvoltura pero contundente, donde el artista, más allá de los colores y las formas, escenifica texturas, transparencias, manchas, líneas sin definición, sueños, significados. La puerta está abierta, solo es necesario entrar y dejarse llevar.

La pintura de Diego Arango es una invitación a descubrir un mundo construido sobre colores puros, formas inesperadas, llamados de atención e interpretaciones que resultan de los Ires y venires que expresa con convicción.

Saúl Álvarez Lara

Museo Maja

El jardín

Humberto Echavarría

Pintura

El jardín de las delicias, tríptico de Hyeronimus Bosch, está en el Museo del Prado en Madrid. El Jardín, de Humberto Echavarría, está en Museo Maja de Jericó. En la obra del pintor flamenco grupos de personas departen y nada parece sorprenderlos. En El jardín de Humberto Echavarría, realizado con la precisión y minucia de los pintores flamencos, las plantas también comparten espacios alegres y coloridos. En el Jardín de Bosh las formas brillantes, contemporáneas, de donde parecen venir los personajes, están donde deben estar; en el Jardín de Echavarría, el color y las formas inesperadas de árboles, plantas y flores, nada ocultan de la naturaleza brillante e idílica que las alberga. En ambos jardines los animales hacen parte del jolgorio de luz y color.

El Jardín de Humberto Echavarría es otra dimensión, en el tiempo y el espacio, del tríptico del pintor flamenco. En la maestría de la ejecución la cercanía es evidente. Un vínculo plástico los une: la fantasía de las situaciones en uno y la fantasía del color y las formas en el otro. La obra de Humberto Echavarría es una celebración al color en la naturaleza, a su frescura, a la posibilidad de acercarnos a ella y vivirla con otros ojos.

Una tonalidad, una imagen, un instante al borde del agua, define cuándo la realidad pasa a ser fantasía. Entonces el tiempo se detiene y cambia. Cuando esto sucede El Jardín de Humberto Echavarría se muestra en todo su esplendor.

Saúl Álvarez Lara

Espejismos

Diego Cadavid

Abstracciones

 

¿Cómo, en su devenir, un pintor llega a la abstracción? Es la pregunta que Diego Cadavid

responde con una palabra: Espejismos. El espejismo es ilusión óptica producida por el reflejo de la luz en los objetos. Los artistas con su trabajo crean espejismos. Cadavid los imagina cuando su mirada encuentra, en los elementos figurativos que lo rodean, situaciones, luces, formas, fragmentos de la realidad que solo él percibe y comparte en representaciones plásticas, abstractas, únicas, con técnicas que pasan por el dibujo, la pintura, la cerámica.

Diego Cadavid pinta y dibuja con frecuencia, su labor de artista es constante y múltiple. A parte de la pintura y el dibujo; la música, la cocina, la jardinería, el paisajismo, hacen parte integral de sus ocupaciones diarias “… ocupaciones que se relacionan unas con otras hasta convertirse en conocimiento y experiencia que influye en mí trabajo plástico…”, dice.

Los Espejismos son el resultado de dibujos con grafito y disolventes que, al revelar tonalidades, sombras y texturas, se mezcla con pastel y acuarela. El óleo que aplica luego en capas consistentes permite colores fuertes, transparencias y veladuras. Es la técnica que Diego Cadavid utiliza para representar los elementos que se encuentran al origen de la abstracción y tienen como consecuencia los Espejismos que representa para testimoniar su presencia.

Saúl Álvarez Lara

Museo Maja

Expresión gráfica

Elkin Úsuga

Dibujo y grabado

El buril graba el metal, profundo si hay fuerza en el trazo; leve si apenas roza la superficie. La definición en el detalle aparece en la medida que la acción avanza y la textura se amplía. El trazo es visible después de la intervención del ácido, la tinta y la impresión. Elkin Úsuga es grabador, domina la técnica descrita, y también es dibujante. Y al dibujar encuentra las situaciones, momentos y objetos que en una y otra técnica representa; para lograrlo eligió una práctica en apariencia sencilla que requiere de inmensa maestría: “valores bajos”, una técnica donde dominan grises y negros, en tonalidades intensas.

Xilografía, grabado en linóleo, litografía, serigrafía, aguafuerte, aguatinta son técnicas de grabado que Úsuga ha practicado en su búsqueda de la expresión gráfica que le permite recrear instantes cotidianos, quizá banales, donde una sombra es importante, una silueta se manifiesta, un fruto es protagonista o un rayo de luz representa la profundidad del instante.

Estudiante de Bellas Artes, maestro en Artes Plásticas, profesor de grabado en la Universidad de Antioquia, Úsuga ha sido dibujante y grabador desde siempre; ha participado en exposiciones individuales y colectivas, y ha ganado premios importantes. Es posible decir entonces que ha alcanzado la maestría en la representación de lo cercano, lo acostumbrado, lo que vemos pero pronto olvidamos y él invita a recordar en sus grabados y dibujos.

Saúl Álvarez Lara

Museo Maja

Dibujar

Ricardo Betancur

Dibujar empieza con un punto que se extiende hasta convertirse en línea, luego otra línea y luego otra, hasta hasta dar forma a una mirada, una figura, un modelo, quizá otro dibujo, referencia de algún maestro del arte, con sombras, detalles, expresión y entorno. El resultado, representación del imaginario personal que el dibujante inicia sobre el papel, adquiere con el devenir de los trazos la trascendencia de una obra donde es posible leer detalles, miradas o sentimientos personales. Eso es un dibujo.

Ricardo Betancur Vélez dibuja. Ensaya, dice él. El resultado, según sus palabras, es un esbozo, un inicio de encuentro entre las líneas, los claros y oscuros de su trabajo, con el espectador que encuentra un significado en el dibujo. Betancur es un artista joven, su concepto sobre la participación del otro en la generación de significado en sus trabajos plantea, para quien los observa, la posibilidad de considerar lo mismo o ir más allá en su lectura. Así mismo abre un espacio, quizá inhabitado, entre la mirada del artista y la relación que inspira.

Grandes maestros del arte han servido de guía, a este joven dibujante en la creación de su trabajo: Goya, Egon Schiele, quizá algunos maestros del Renacimiento y también ilustradores contemporáneos como Brad Holland. Ricardo Betancur es un dibujante nato. Seguramente su trabajo recorrerá senderos amplios y distantes que tienen inicio en esta sala del Museo Maja. 

Enhorabuena.

Saúl Álvarez Lara

Museo Maja

All Rights Reserved